Maneras de distraer a un bebé que se va a vacunar

Maneras de distraer a un bebé que se va a vacunar

Aceptémoslo: a nadie le gusta que lo vacunen y a un bebé menos que menos. La sensación que produce la aguja perforando la piel, el dolor, el líquido entrando, la aguja saliendo, las gotas de sangre, es de todas, todas, una experiencia traumática. Para aliviar eso desarrollé algunas maneras de distraer a un bebé que se va a vacunar.

El Reencuentro de un padre y su hijo

El reencuentro de un padre y su hijo

El “hasta luego” más doloroso fue cuando me despedí de Matteo y de Tany en el aeropuerto de Panamá. (abre en una nueva pestaña)»>El “hasta luego” más doloroso fue cuando me despedí de Matteo y de Tany en el aeropuerto de Panamá. El nudo en la garganta, las lágrimas corriendo por mis mejillas, la tristeza más infinita la sentí ese día.

Y hoy es el reencuentro más feliz de mi historia. Hoy volvemos a estar juntos, por pocos días, pero los aprovecharemos al máximo. Nos vamos a recargar de amor, de energía, de risas. Vamos a volver a estar juntos y a seguir mirando hacia adelante con optimismo.

Siete Tips para sobrevivir la paternidad a la distancia

Siete tips para sobrevivir la paternidad a la distancia

¿Tips para sobrevivir la paternidad a la distancia? Esto no ha sido nada fácil de lograr. Desde que mi esposa y yo decidimos que el mejor camino que podíamos tomar era el separarnos por un tiempo (mientras yo me acoplo a una nueva ciudad y consigo un empleo que nos permita, en el mediano plazo estar juntos nuevamente), no he dejado de pensar en que cosas implementar para que este tiempo de papá en la distancia y de lejos sea más llevadero.

La hora del adiós

La hora del adiós

Realmente pensé que esta hora del adiós nunca iba a llegar. Aunque sabía que era una posibilidad latente, un péndulo que cada día bajaba un poco más, creí que tenía la suficiente capacidad, la suficiente creatividad, el suficiente talento para revertir el curso de esta situación y evitar que se concretara este momento. Me equivoqué.

Bautizo de un niño (mi niño) vaya historia

Desde siempre, Tanyluz y yo estuvimos de acuerdo en que queríamos bautizar a Matteo y que queríamos hacerlo lo más pronto posible. Nos tomó un tiempo ponernos de acuerdo en el cuándo, pues al ser padres emigrantes, deseábamos contar con la mayor cantidad de familia posible. Por eso nos tomamos tanto tiempo, tratando de cuadrar que estuvieran los abuelos y los nonnos, pero al final no se pudo.