La hora del adiós

La hora del adiós

Realmente pensé que esta hora del adiós nunca iba a llegar. Aunque sabía que era una posibilidad latente, un péndulo que cada día bajaba un poco más, creí que tenía la suficiente capacidad, la suficiente creatividad, el suficiente talento para revertir el curso de esta situación y evitar que se concretara este momento. Me equivoqué.

Leer más