La hora del adiós

La hora del adiós

Realmente pensé que esta hora del adiós nunca iba a llegar. Aunque sabía que era una posibilidad latente, un péndulo que cada día bajaba un poco más, creí que tenía la suficiente capacidad, la suficiente creatividad, el suficiente talento para revertir el curso de esta situación y evitar que se concretara este momento. Me equivoqué.

La hora del adiós
Hay que saber aceptar los momentos duros

No fui capaz de mantener a nuestra familia unida, Matteo, y espero que puedas, en un futuro, perdonarme por eso. 

El mundo es así, Matteo, a veces se te van a cerrar (y te van a cerrar) un montón de puertas, pero tu papá es de los que cree que cada vez que se cierra una puerta, se abren dos ventanas. A eso me aferro, en eso quiero creer.

La hora de un adiós que nunca debió llegar.

No estés triste, nenito, tú eres lo más importante en la vida de tu mamá y en la mía, y este sacrificio que ahora hacemos es para que tú estés bien, para poderte brindar el futuro que te mereces.

No quiero mentirte, ni tampoco darte falsas esperanzas, no sé cuánto tiempo estaremos separados, no sé si será mucho o poco. Yo estoy aventurándome a un país distinto, con personas diferentes y honestamente, no sé si voy a lograr conseguir algo que nos permita estar juntos nuevamente en el corto plazo, pero lo que sí te puedo prometer es que lo seguiré intentando, lo seguiré intentando siempre.

La hora del adiós
No es el final, es solo un hasta luego

Me tranquiliza saber que tú estarás bien, estarás con gente que te ama y que están esperando ansiosamente cargarte y escuchar tu risa y también tus gruñidos, porque hay que aceptar que eres un bebé gruñón. Pero eres mi bebé gruñón del amor.

Vas a estar bien, niñito. Tu mamá siempre va a estar contigo y tu papá también, porque podré estar lejos, pero nunca estaré ausente.

Tengo el corazón roto, hijo, pero quiero que sepas que no hay que avergonzarse de nada, di la mejor pelea posible y no pude ganar, pero no quedé en la lona, me levanto para continuar dando la buena pelea en otro lugar, con la esperanza de ganar para que volvamos a estar juntos pronto.

Se feliz siempre, mi regalo de Dios.

Te ama mucho, tu papá.




Please follow and like us:
error

Escrito por

Creador de Contenido, Conferencista, TEDx Speaker, Blogger, Podcaster y lo más importante de todo, Papá.

21 comentarios en “La hora del adiós

  1. Guao Andy, que conmovedor. Asi es la vida. Eres muy valiente y ya veras que prontito todos van a estar juntos otra vez y que esta paternidad en la disrancia sera solo un recuerdo. TQM.

  2. Cómo entiendo lo que debes sentir, como ya sabes nosotras también vivimos la paternidad a la distancia y aunque desde luego es peor para el que se va, los que nos quedamos también sufrimos. Te mando un abrazo enorme de continente a continente!

  3. Y estas dando una muy buena pelea. Bravo! Siempre veo tus stories y la estas dando. Ya veras que lo que estas haciendo ahora con paternidad a la distancia ayudara a otros y sera un buen recuerdo. ANIMO!

  4. Ah! De los momentos más difíciles cuando se es padre. Espero todo te salga bien para que vuelvas a estar junto a tu pequeño. Un fuerte abrazo

  5. Espero que muy pronto puedan estar juntos otra vez. Hay momentos de la vida que son duros de afrontar, pero a la larga vas a ver que todo, hasta lo que pensamos que no, obra para bien. Bendiciones y a esperar que los tiempos se ajusten para ustedes.

  6. Wow Andrés, tu carta es conmovedora y sincera. Las cosas son así y hay que afrontarlas. Te mando un abrazo y te deseo lo mejor, que la vida los una pronto. El Universo siempre conspira en favor de los que siguen sus sueños y anhelos. Eres muy valiente!

  7. Ayyy Andy me hiziste llorar!! Eres un papa exemplar, esta paternidad a la distancia no es facil, seguro estas contando los minutos hasta que te reúnes con tu hijo. Pero seguro lo vas a lograr pronto. Te deseo todo lo mejor!

Escribeme algo