Tener un hijo es la responsabilidad más grande del mundo (después de la del balón nuclear)

Whatsaap: “Tanyluz está escribiendo un mensaje”.

Tanyluz: “Qué responsabilidad tan infinita tenemos en nuestras manos. Matteo Gael va a ser, en una inmensa parte, el tipo de ser humano que nosotros le inculquemos”.

Este mensaje a las 10:47 de la noche me despertó (pues, duermo en el sofá y estaba completamente drenado).

Whatsaap: “Andrés está escribiendo un mensaje”.

Andrés: “Tienes toda la razón. Nosotros tenemos que ser su faro y su guía moral, ética, sentimental… etc”.

Whatsaap: “Tanyluz está escribiendo un mensaje”.

Tanyluz: “Tenemos que guiarlo para que sea un ser humano de bien”.

Andrés no pudo volver a dormir después de esto.

Fue un intercambio de mensajes sencillo, pero con un profundo significado, algo que lleva a la reflexión de lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos, y cómo queremos que sean nuestros hijos.

Guiar a un pequeño para que dé pasos firmes en este mundo, es algo sumamente estresante que lleva a que te den ataques de pánico y ansiedad. Quizás no sea tan estresante como tener el poder de causar la tercera guerra mundial, pero es estresante igual (yo creo que viene después del estrés que causaría ocasionar la tercera guerra mundial).

Mientras veía el techo pensaba: “¿Cómo hago yo para que este niñito sea un niñito de bién?”. Cuando uno tiene hijos, tiene que enderezar su acto, tú eres el primer ejemplo que ellos van a tener y como tú hagas las cosas (para bien o para mal), va a determinar, en gran medida, cómo ellos van a hacer sus cosas.

Hace muchos años en los cines de mi país, había una publicidad que iba de la siguiente manera: Un papá llegaba a su casa con una película pirata y le decía a su hijo: “Mira lo que consiguió el inteligente de tu padre? Una película pirata. No vamos a tener que ir al cine para ver esta”, todos reían. Siguiente escena: El papá llega del trabajo y el hijo le dice: “Papá, me saqué un veinte pirata”. El papá, sosprendido, pregunta: “¿Un veinte pirata?”. El hijo responde: “Sí, me copié el examen. Es un veinte pirata, como tú película”. Música triste, mirada de desaprobación de la mamá.

Los hijos imitan lo que los padres hacen.

Yo debo guiar a mi hijo por el buen camino, enseñarle valores, ética, bondad, humildad, honestidad. Quiero que sea la mejor versión de él mismo que pueda ser, y luego de inculcarle principios de la mejor manera, tengo que dejar que camine solo y confiar que todo lo que le enseñé sea suficiente para que se levante despues de que caiga.

Él siempre podrá contar conmigo para apoyarse y seguir su camino, pero cuando yo ya no esté, él tiene que saber que caerse está permitido, pero levantarse es obligatorio.

Anuncios

Autor: Andrés Schmucke

Comunicador Social, periodista, creativo, comediante, locutor, blogger, y lo más importante de todo, papito. Un papito primerizo, novato y torpe que comparte sus aventuras con el mundo que lo rodea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s