Lo que nadie te dice de tener un bebé

Cuando vas a tener un bebé, te dicen: “Que no se acostumbre a los brazos”, “que no duerma en la cama”, “déjalo llorar para que aprenda”, “que no te domine con los pucheros”. Todos, los que han tenido hijos y los que no, tienen una opinión.

Papás cargando a su bebé
No se engañen… cuando se despierta es un terremoto

Pues bien, bienvenidos a la paternidad. Por el resto de tu vida todo lo que hagas estará mal para alguien.

Ahora, lo que no te dicen de tener un bebé es, por ejemplo, lo siguiente:

1) La cuna se convertirá en un gavetero gigante. No importa qué tan bella, grande o cara sea. El bebé va a pasar más tiempo sobre la cama, durmiendo con sus papás, que en su cárcel, digo, cuna, durmiendo solo.

Para algunos bebés (como el mío) la cuna tiene como púas. Él puede estar en el último de los sueños, lo colocamos en la cuna y se despierta en segundos, ese síndrome tiene un nombre: «El síndrome de la cuna con pinchos», así que por eso la cuna es más gavetero, que un plácido lugar para descansar.

2)  Un punto íntimamente ligado al primero: el bebé pasará más tiempo en tu cama que en la suya, pues porque le gusta más, tiene cerca a la mamá y al papá, se siente más seguro… Ah, y porque odia la cuna.

3) Tú sabes que vas a tener que lidiar con todos los fluidos corporales del bebé, eso está claro. Lo que no te dicen es que vas a tener que lidiar con todos al mismo tiempo. Cuando le estás cambiando el pañal sucio de popó, te va a hacer pipí encima y va soltar un buche. Cuando le estás cambiando el pañal lleno de pipí, te va hacer popó encima y a soltar un buche. Y cuando el bebé está soltando un buche y lo vas a limpiar, se va hacer pipí y popó al mismo tiempo. Todo eso mientras se ríe con aires de superioridad, porque él es el rey y tú, un mero esclavo.

4) A los bebés les gusta que los carguen y los paseen en brazos por los alrededores. Así ellos ven un poco más, y desde otro ángulo, el mundo que los rodea. Ahora, lo que no te dicen es que los tienes que cargar como ellos quieren, no como tú quieras. Tiene que ser con las dos manos (si se dan cuenta que los estás agarrando con una mano, berrinche). Tiene que ser en el ángulo correcto (si los subes mucho o los bajas, berrinche). Tienes que estar caminando de un lado a otro (si te detienes o te sientas, sí, así es, berrinche).

5) Todo el mundo te dice que a los tres meses se acomoda el patrón de sueño: “Ya a los tres meses duermen toda la noche”, “ya a los tres meses no tienen que comer en la madrugada”. Ahora, lo que no te dicen es que a los nueve meses estás en las mismas, durmiendo poco y con un bebé que agarra las madrugadas para enfiestarse, en vez de para dormir.

6) Cuando le regalas un juguete a un bebé y ves la felicidad en esos ojos porque tiene algo nuevo, tú te sientes de maravilla. Ahora, lo que nadie te dice es que el bebé va a preferir jugar con la caja en la que vino el juguete que con el juguete como tal.

Hay muchas cosas que nadie te dice sobre tener un bebé y algunas serían más útiles que las que te dicen cuando vas a tener uno.

Please follow and like us:
error

Author: Andrés Schmucke

Creador de Contenido, Conferencista, TEDx Speaker, Blogger, Podcaster y lo más importante de todo, Papá.

15 thoughts

  1. Yo definitivamente vengo a este blog para mi terapia de risa. Mis hijos creen que estoy loca porque las carcajadas se oyen al otro lado del Atlántico. Buen post Andy!

Escribeme algo